Don Nicanor y los directores de orquesta

23 04 2015

Así empieza mi artículo de hoy:

Entre la versión de que la deliciosa crucifixion pública de Rato -está por ver que pague con cárcel lo que pueda haber hecho- es una cortina de humo, o más bien de heces, para ocultar los gürtelismos propios del partido gobernante, y aquella otra que insinúa que vuelan  puñales en Génova dirigidos a la espalda del presidente Rajoy, voy a creerme las dos. Que es como decir que no voy a creer ninguna, porque ya no me creo, ya no nos creemos nada.

 Que podéis leer entero en eldiario.es


Unos se reunen, los otros siguen muriendo

16 04 2015

Ahí va el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Estas grandiosas cumbres de políticos internacionales, como la organizada en Barcelona hace unos días -reunió a una caterva de ministros de Asuntos Exteriores-, supuestamente se convocan para mejorar la situación del mundo. Bien sea a cachos, o en general: da lo mismo, porque nunca funcionan, ni era su intención. Se trata del paripé, es una forma estulta de justificar el cargo y el sueldo. Sin embargo, parece que cuela: los informativos e informadores suelen tratarlas con manifiesto respeto y escrupulosa ignorancia. Como si existieran más allá de las fotos, del ir y venir de coches con chófer, y de los turbios tocamientos que se hacen los anfitriones, en este caso tan ínclitos como Mas y Rajoy, desde sus respectivas peceras ideológicas.

Entero, lo tenéis en eldiario.es



Domitila contra la amnesia

9 04 2015

Así titulo mi articulo de hoy, cuyo primer párrafo reproduzco:

Si Domitila Vicente no existiera, este país sería mucho más pobre de lo que es, mucho más ignorante y, desde luego, mucho menos digno. Domitila y su cuarentena de vecinos, afectados como ella por las preferentes, protestones como ella ante el Concello de O Rosal, su pueblo. Domitila y todos los que se soliviantan por lo que se les roba, lo que se les arrebata. Hombres y mujeres que son apaleados y no se rinden, que son multados y no se cansan, que son calumniados y siguen firmes. De vez en cuando consiguen un rincón en los periódicos, y de repente nos ponen en contacto con la realidad que los grandes titulares ningunean porque han hablado fulano de tal, que se va, o mengano de cual, que se queda -oh, sí, se quedan muchos más-, y eso parece más noticia.

 Etero, lo podéis leer en eldiario.es


Estoy bien, no os preocupéis

5 04 2015

Y feliz de que os preocupéis por mí. Lo que ocurre es que con esto de las pérdidas -últimamente he salido a funeral por semana- estoy un poco descontrolada en el equilibrio entre lo que se va y lo que se queda, incluida yo misma. Ocurre que cada día es una experiencia nueva, lo maduro no quita lo diletante, y ando poniéndome en cuestión un montón de cosas, entre ellas, la supervivencia. ¿Va a ser siempre así? ¿De ahora en adelante, y hasta que me toque, la rutina será ir despidiendo gente? Gente que me importa de una manera u otra, por los afectos o porque forman parte de mi bastimento, o las dos cosas a la vez. Todo ello, los horizontes nuevos pero reducidos, las preguntas que rebotan en la pared de frontón que tengo por delante. Mucha introspección en los últimos tiempos. Me resulta fácil tuitear, un poco menos el Face, que es ya más íntimo, y aquí, que suelo ir con el ser por delante, me cuesta más. Pero no os olvido, qué sería de mí en ese caso. Pues recordar acaba siendo el gran argumento de la obra. Seguimos en contacto.



Bidesiguales todos

26 03 2015

Aquí tenéis el primer párrafo de mi artículo de hoy:

Dos exasperaciones tiran de nosotros, al menos de mí, cuando alguien me dice que el nuestro es un país desastroso y que no tiene remedio, o cuando soy yo quien lo afirmo, exasperada. Por un lado, la desproporción en la administración de justicia, que se ceba en los desiguales de abajo mientras admite cuantas vías de escape al castigo utilizan los desiguales de arriba. Por otro, la no menos espeluznante incapacidad de los partidos a la izquierda del PSOE para unirse y aplicarse, juntos, a la tarea de desengancharnos del vicio del bipartidismo.

 Entero lo odéis leer en eldiario.es