El dueño de Qatar reparte pasta pa todo el mundo, compró hasta la paz (precaria, como siempre) del año pasado en Líbano.