Hace un montón de años, cuando el PP -bajo el liderazgo del bigotes- se disponía a recuperar el poder -tardaría otras elecciones en hacerlo: estoy hablando de quinquenios-, tuve que cubrir uno de los primeros mítines punteros, a cargo de Alvarez Cascos, en un cine de Donosti. Allí bramó que había llegado el momento de la Reconquista, y citó Covadonga.

Parece que su partido le quiere de regreso en Asturias, en estas autonómicas. Me parece bien. Es un auténtico, un saurio ahíto de gases conservadores, pata negra. El Partido Popular debe refundarse, o covadongarse, en torno a sus verdaderos manipuladores, sus pelayos salvapatrias, su ultraderecha.

Además, eso haría que, con un poco de suerte, Zapatero pareciera de izquierdas.