De Sara, una de nuestras visitantes, desde su México. Las tragedias de aquel país tan querido no deben desaparecer en el silencio de los grandes medios ni de la sociedad.