De la película Pennies from Heaven, una de las mejores secuencias de la historia del cine.