Os recomiendo esta extraordinaria carta -por su inteligencia, sensibilidad y rareza- publicada en El País.