Acabo de ver el partido. Empecé con la retransmisión en español, pero son tan chauvinistas, perdonavidas y, sobre todo, distraen tanto la atención del espectador contando sus propias cosas… En fin, que me he pasado al inglés. Dabe gusto escucharles nombrando sólo a los jugadores («In-iesta!»), soltando rápidamente frases cortas. «For Spain, it’s now or never», han dicho al final, antes de la última oportunidad perdida.

Es el primer partido que vemos juntos mi perro Tonino y yo. Bueno, él no lo ha visto porque se está quedando ciego, pero sí me ha oído gritar unos cuantos tacos.