Salgo zumbando, que me dejan verle de 12 a 12.30 h.

Tiene cosas malas por todas partes, pero no sabemos si su naturaleza reaccionará. Esta noche sí, lo más seguro. Me han dicho que lo ven mejor pero que sigue sin comer. Me llevo su nariz de payaso, el último de sus juguetes predilectos.

Gracias por estar ahí.