vergüenza y dolor

El silencio de la calle, en comparación con el alboroto por la prohibición de las corridas: vergüenza. Ésto todavía es peor, porque participa «gente del pueblo». Y les parece bien.