Los ingenieros de las finanzas producen monstruos de la comunicación.