O sea, día de las fuerzas armadas. El patético desfile tendrá lugar en las afueras, lo cual es de agradecer, aunque ello no ocurre por delicadeza para con los súbditos, sino por necesidad de espacio para faraonismos.