La nostalgia es un error

14 08 2010

Lo escribió Simone Signoret y más gente lo suscribieron, lo suscriben, entre ellos, yo. No creo que los tiempos pasados fueran mejores. No me habría gustado nacer cuando no existían la anestesia ni los antibióticos, y mucho menos cuando el Titanic se iba al garete y la gente se enteraba por una sola y primera estación de radio. Me gustan los bares contemporáneos tanto como los antiguos. Mejor dicho, más. En los bares de antaño hacía frío y había gente de mala leche y en algunos tenían escupideras en las esquinas.

Y cuando salías del café -si allí dentro no te lo habías topado, porque iba mucha poli secreta a los bares- te encontrabas con aquel país sórdido, triste, gris, apesadumbrado, cobarde y castrado. No, claramente, con todas sus deficiencias, prefiero este país y estos bares. A mí nadie me ha estafado nada, nadie me ha robado.

Y cuando empecé a escribir, gracias al cielo, no hubo complacencia para mí, sino crítica. De otro modo no lo hubiera logrado. Aunque lo mejor, en todo, es la autocrítica.

Hoy está medio lluvioso en Barcelona y me apetece coger el ordenador e ir a un lugar en donde practicaré la vida y la escritura.

Que tengáis un buen sábado.


Acciones

Informacion

19 respuestas a “La nostalgia es un error”

14 08 2010
Perplejo (11:50:33) :

Coincido plenamente contigo, Maruja.

A pesar de los denodados esfuerzos de la carcundia, tantas veces coronados por el éxito, el país mejora y lo seguirá haciendo en el futuro.

Y casi siempre, en todas partes, cualquier tiempo pasado fue … peor (a pesar de algún engaño con coartada evolutiva de la memoria).

¡Buen fin de semana!

14 08 2010
María (11:52:43) :

Estoy de acuerdo. Donde estén los bares de ahora, que se quiten los de antes. Ahora estoy en un bar de Vejer de la Frontera con wifi, leyendo tu blog y actualizando el mío. Aunque la verdad es que yo tengo más suerte con el tiempo. Creo que me espera un buen día de playa. El próximo sábado vuelvo a Madrid y allí si que no hay playa, haga bueno o haga malo.

14 08 2010
AnnaGB (11:54:18) :

Maruja, cuando te refieres a que hubo crítica, fué por tu forma de pensar? por venir de una clase trabajadora? Influía mucho frecuentar o no el Bocaccio?. Supongo que en el mundo del arte, de la literatura en concreto, debía haber también el grupo de los pijos y el de los alternativos. Ahora, todavía se da este fenómeno. No me contestes, evidentemente.
Recuerdo que hubo unos años en que coincidía mucho en la calle Provenza con Pimferrer, el poeta. Era supongo un niño mimado por el entorno literario pero si yo lo hubiera visto en la calle Corders por poner un ejemplo, hubiera pensado que era un pobre hombre sin oficio conocido. Su aspecto era ¿sucio? , la forma de vestir y del aseo personal era penosa y junto con su aire de sabio despistado a mi me daba un poco de repelús. Supongo que alguien le ayudó, porque luego, realmente, además de buen poeta se convirtió en una presencia amable. ¿ Le hubieran valorado igual los cultos de la burguesía catalana si no viniera de la propia etnia?. Tampoco me contestes a esto, salvo si es para decirme que no tengo ni idea de lo que hablo.

14 08 2010
Carmen O (11:54:48) :

Que grande Simone Signoret! Soberbia en “Un lugar en la cumbre”.
http://www.youtube.com/watch?v=BBff-FVbA0E&feature=fvw

Aquello años eran verdaderamente en blanco y negro…
Es cierto, no debe vivir en el pasado. Hay que vivir el presente!
Un abrazo.

14 08 2010
BILLY WILDER (11:56:17) :

La vida hoy en dia es mucho mas alegre,con mas color y sobretodo con muchas mas opciones de poder elegir sin que nadie nos juzgue..aqui desde mi balcon en Mallorca hoy tambien esta nublado y lluvioso,me imagino que Regina Dalmau debe ver el Tibidabo tambien medio lluvioso.
Un saludo desde la isla

14 08 2010
Carmenchu (12:08:54) :

Último parte del tiempo actualizado: el sol acaba de salir en Barcelona, después de las torrenciales lluvias de la noche. Es un sol velado por finas nubes blancas. Y espero que Maruja haya cogido una chaquetilla o algo, porque yo he salido a primera hora y, la verdad, hacía frío.
Maruja, es que es ponerte a escribir y ya sale el sol! jaja! Cursiladas aparte, buenos días!

14 08 2010
Beatriz (12:19:09) :

Buenos dias. Tambien me quedo con los bares de ahora. Sobre todo con esos bares que nos cobijan a diario, que pasan a ser una segunda casa… allí donde leemos, conversamos,… el bar “de siempre”.

A principios de año cerraron el bar donde pasé mi juventud… entré allá por el 87… y hasta hoy… hemos pasado fiestas, bodas, bautizos, funerales, decoraciones y redecoraciones… una gran familia que se queda ahora sin techo común… y es tan desalentador!

En cuanto al tiempo aquí (en el Mar Menor) tuvimos una gran tormenta anoche, pero hoy creo que, a pesar de las nubes, saldrá el sol.

Feliz fin de semana! Un beso. Bea

14 08 2010
tino (12:29:11) :

Buenos días. Coincido con Maruja en que la nostalgia no es buena si es permanente. Pero un poquito de nostalgia, de morriña, no es mala. El pasado, bueno o malo, lo conocemos y lo hemos pasado ( valga la redundancia). El futuro está por pasar y es desconocido. Afrontarlo desde la nostalgia invalida ese futuro, lo hace más dificil. Hacerlo con decisión, descubrirlo y vivirlo exige adaptación y vitalidad, pero siempre lo acompaña la incertidumbre del qué será y si seremos capaces. Pero haber subido el Tourmalet anteriormente, el recuerdo de las curvas y pendientes, de los desfallecimientos y pájaras anteriores, de las coronaciones, ayuda a encontrar mejor el piñon y el pedaleo adecuado. Y mientras subimos, vámos acordándonos de otras etapas, disfrutando, si se puede y toca, de ésta. Cada año la carretera mejora, los arcenes se acondicionan, las bicicletas apenas pesan y tenemos barritas enérgeticas para los desfallecimientos, pero la pendiente serpenteada de la carretera sigue siendo la misma.

14 08 2010
murron Y HOPE (12:40:00) :

Pues primero decirte que me da envidia que en Barcelona esté medio lluvioso. Aquí, en Madrid, brilla el sol, como siempre, y ni una nube se atisba en el horizonte.
No creo que la nostalgia sea mala. La nostalgia es un estado de ánimo. Yo soy nostálgica por naturaleza. No es que crea que cualquier tiempo pasado fuese mejor pero si soy de las que vuelve a él para intentar comprender el presente. Quizás en mi caso sea distinto puesto que mi pasado está lleno de recovecos y de zonas oscuras que desconozco. Soy de las que adora el otoño y la lluvia, tiempo para la nostalgia, y me siento mejor en lugares antiguos que en los nuevos, o con cierto aire a viejo.
Siento nostalgia de otra vida que no he vivido y de otros lugares que no he conocido. Siento nostalgia de cosas que no han sucedido jamás. Supongo que es otro tipo de nostalgia. A veces me siento como pez fuera del agua porque estoy completamente desubicada. No siento que este sea mi tiempo, ni esta mi casa, ni este mi sitio. Asi que sigo buscando. Y mientras lo hago escucho esta canción que me hace sentir todavía más nostalgia de ese lugar que no conozco y al que se pertenezco. Buen Sábado Maruja

http://www.youtube.com/watch?v=13MQFCfCYdQ&feature=related

14 08 2010
Carmenchu (12:50:19) :

Recuerdo las escupideras de los bares. Yo era pequeña y pocas cosas había que me gustaran ya más que ir al bar de la mano de mi padre, donde siempre me caía un Tigretón y una Coca-cola. Luego cogía la propina que dejaba en el mostrador y le enseñaba orgullosa mi botín a la salida. Normalmente, tardaba en volver a llevarme a un bar, por lo que cuando lo hacía era una fiesta. En los días de lluvia, tenías que ir con cuidado y mirar ese sospechoso cubo que había cerca de la puerta para dejar el paraguas: te asomabas y no siempre era un paragüero…

http://www.youtube.com/watch?v=3VDTQJo2NCo

14 08 2010
Marga (12:58:54) :

Soy de las personas que no miran atrás ni para cojer carrerilla…dicho esto aclaro…otra cosa es , como ha pasado en este blog..que una serie de desconocidos si se habla de cine(por ejemplo) coincidamos en los mismos gusto y recordemos películas..de libros..y tengamos más o menos los mismos gustos..de música..igual pasa…y no creo que sea por tener más o menos la misma edad, mis hijos…22 y 18 respectivamente..con la mayoria de mis gustos musicales coinciden..nada de Bisbales…Ladys Gagas o similares..y pienso..”Pero que bien paridos están” ..una cosa si veo con nostalgia…no tener mis 20..25 años , pero sobre todo por la capacidad de recuperación ante cualquier adversidad (entiendasé por adversidades físicas) de las otras las entiendo y me recupero muchisimo mejor..tambien me hubiera gustado que la vida fuera menos dura..con más oportunidades…pero he vivido y vivo el tiempo que me ha tocado…también seguramente con la vida más facil no sería la persona que soy ahora..en fin…que lo que queria decir es que más que nostalgia, lo que veo en esta casa es afinidad de gustos…lo que es un gusto para mí…

14 08 2010
AnnaGB (13:40:59) :

Maruja, dices que la nostalgia es un error, pero es que cometemos tantos errores que, por uno más……
Además, yo creo que es un sentimiento, como muchos otros que se puede controlar en su duración y en su profundidad.
Mi nostalgia, yo creo que es de las “sanas” porque no querría volver a tener 20 años, ni en broma, ni volver a pasar por las cosas buenas ni las malas de los tiempos anteriores a hoy.

14 08 2010
Javier Astasio (13:44:41) :

La nostalgia es una suerte de moria tramposa y selactiva. Reconstruimos con los recuerdos felices y dejamos en el armario los malos. Claro que lo de ahora es mejor. Entre otras cosas, porque podemos o creemos que podemos elegir. Pero creo que un puntito de nostalgia, crítica, claro está, nunca viene mal.
Feliz fin de semana nublado.

14 08 2010
Carmenchu (13:50:06) :

Al final es “que” y no “con” aquiescencia.

14 08 2010
Dani (13:50:22) :

BARRAS DE ULTRABARES

Recuerdo que en una ocasión, una solitaria noche de invierno pasando el rato laboral tras la barra, como de costumbre, entró al bar una señora de unos 65 años. De estatura media; pequeños ojos oscuros y arrugados, larga melena lisa color plata, tez morena y agrietada; con aspecto desaliñado. Vestía ropa negra y zapatillas de las de “andar por casa”. Podría decirse que era una anciana de 80 años pero que, a posteriori descarté por su excesiva movilidad y agilidad para ser octogenaria, así que, tras vacilar un segundo, opte por atribuirle Los 65.
Si no fuera porque, quizá por aburrimiento; estaba maldiciendo este mundo por los sin sabores que nos vemos obligados a soportar día tras día, y eso me daba la fe suficiente como para asegurar que no me había quedado dormido; perfectamente podría haber dudado y creerme, por un momento, en Kansas con tía Emma, tío Henry , Toto…y tras la bruja, que no se si sería Glinda (la buena) o la bruja mala malota, empezarían a entrar por la puerta: el Hombre de hojalata, el Espantapájaros, el León y el resto de la tropa; para montarse un wateke o llevarme con ellos a un mundo paralelo, correr una aventura épica y no regresar jamás. Pero no, porque además de que la supuesta bruja no llevaba chapines de rubí, se limito a acercarse a la barra y preguntar: -¿tienes clarete?-
Su voz era tenue, se perdía entre la atmósfera del local casi de puntillas, como el humo de un cigarro buscando la cúspide, lentamente. Lo que me obligó a acercarme. Aún envuelto en un estado casi místico y con el deseo de poder entender lo que me decía (para no tener que preguntar), pude observar que no tenía dentadura. Lo que explicaba, entre otras cosas, ese leve sonido a la par de tenue, susurrante.
Le serví su vino. -¿cuánto es guaje?-, me preguntó. –uno con setenta, por favor.-, titubeé.
Escarbó el bolsillo. Su mano parecía perderse y mezclarse entre el vuelo del vestido negro, que supuse de tela sintética. Me pagó, no sin antes recontar las monedas, con mucha calma.
Comenzó a hablar sola, no me preguntéis que decía, pues yo, Absorto en aquel icono desconcertante, me limitaba a observar. Ella no tardó en percatarse de mi indiscreción y milímetros antes de llevarse la copa a los labios, se acercó a la barra y, paralizando el instante del trago, me susurró: -no dejes que nadie te robe el negro de tu pelo-. Apuró el vino de un trago y se fue sin más. No la he vuelto a ver, pero a menudo, al peinarme, me detengo un instante en el espejo: -ya me están saliendo canas-, me digo. Es entonces cuando la recuerdo…

14 08 2010
Dani (14:07:02) :

Aquí, en Gijón, estamos en fiestas. Así que no me sobra mucho tiempo.
Maruja, como ya te dije en otra ocasión, estamos deseando que vuelvas a “gijonear”. Aquí te esperamos, y aceptó totalmente tu iniciativa de abordarme, pues como sabes, soy bastante tímido y prudente. Un besazo.

14 08 2010
Carmenchu (15:36:22) :

Hola de nuevo,
Bueno, prueba de que no hemos salido todos del mismo huevo es precisamente este diálogo, no? Dices que en el blog todos piensan lo mismo cuando tú, precisamente, también formas parte de él y disientes, con lo que tú mismo contradices con tus actos lo que dices de palabra.
Respecto a los susodichos, no creo que enriquecieran mucho dicho diálogo. Su acritud esconde malas intenciones (a mi parecer) y no me seduciría nada leerles. ¿Ves? ¡¡No estamos de acuerdo!!

Hasta luego!

14 08 2010
María (15:50:57) :

Yo, que nunca he sido nostálgica, aborrezco ahora los recuerdos, ¿para qué sirven?. A mí me están torturando mucho últimamente, los malos pero también los buenos. Los malos, por aquello que hice mal o que no hice; los buenos porque ya pasaron y posiblemente no volverán, y me entristece esa idea.
Por no volver al tema…melancólica es la espera. Inútil, también.

14 08 2010
Presen (18:56:11) :

Afortunadamente , hoy, hay más “bichos raros” entre los que difuminarse…afortunadamente , hoy a pesar de quién pese, hay mestizaje