La apariencia inocente de la fresa -frutilla, me gusta la denominación chilena- esconde realidades que perturban. Os paso el enlace de este reportaje de Jerónimo Andreu y Lídia Jiménez, aparecido hoy en El País.

Voy a tardar un rato largo en volver a ingerir una fresa onubense.