Lo que cuesta una fresa

13 06 2010

La apariencia inocente de la fresa -frutilla, me gusta la denominación chilena- esconde realidades que perturban. Os paso el enlace de este reportaje de Jerónimo Andreu y Lídia Jiménez, aparecido hoy en El País.

Voy a tardar un rato largo en volver a ingerir una fresa onubense.


Acciones

Informacion

14 respuestas a “Lo que cuesta una fresa”

13 06 2010
AnnaGB (11:27:04) :

Si no comes fresas, entonces te culpabilizarán los mismos temporeros de que se quedan sin trabajo. Es muchísima la responsabilidad que como consumidores cae sobre nosotros Toda la sobreexplotación de las personas viene originada porque hay alguien, al final de la cadena, que consumirá (al margen de que si algunos no se enriquecieran con ello no se produciria el prodcto o servicio de que se trate). Pero en el etiquetado del producto no viene esta información…….Difícil: si consumimos contribuimos a la explotación de las personas , si no consumimos , no comemos ni comen los demás …

Me voy corriendo a leer tu artículo de El Pais dominical.

Feliz dia!

13 06 2010
estela (12:42:20) :

Interesante artículo. Tras leerlo es verdad que se le quitan las ganas a uno de comer “el oro rojo”.

13 06 2010
Pilar (15:53:25) :

Llevo una temporada “recortando” mentalmente los gastos superfluos, los míos por obvias razones (soy funcionaria) y los de la administración pública por lo mismo, claro. Y cada vez que me “cargo” un gasto se me presentan los fantasmas de quienes generan el producto o servicio que no voy a adquirir y se me complica un montón la cosa.
Con las fresas del Elpais, ando igual y mira que la caja estaba ya en la nevera, provocando con ese color tan delicioso y ese sabor a pecado con nata.

Quiero una forma real y útil de protestar que no cause perjucio, ¿alguien tiene una idea?

13 06 2010
Alberto (16:12:44) :

¿Por qué consumimos un producto si sabemos que detrás del mismo hay unos dramas personales de tal calibre? Lo hacemos porque vemos y, después de ver, giramos la cabeza y miramos para otro lado, ese lado en el que solo piensas: “yo no tengo la culpa, yo no soy quien los explota”. ¿Hasta qué punto no somos cómplices de la esclavitud del siglo XXI?

13 06 2010
Conchita (18:24:16) :

Estamos en el SISTEMA CAPITALISTA en la que la explotación y la exclavitud utiliza los medios más sibilinos para enriquecimiento de unos pocos, cada vez menos. Nos crean sentimiento de culpa si no consumimos, nos convencen de la bondad de contratar a inmigrantes que se mueren de hambre en su país y nos restriegan la prosperidad de pueblos como los campos de huelva a costa del tesón e iniciativa de sus habitantes. Todo maravilloso, no pensemos, no analicemos, veamos los mundiales de futbol, la competición deportiva de los pueblos del mundo: la Roma globalizada. Preocupémonos solo de que la crisis no interfiera demasiado la prosperidad de los funcionarios y empresarios europeos. Por ahora no queda resquicio económico posible para desarrollar “in situ” los paises marginados, exclavizados desde siempre por el “Mundo Civilizado” Cada vez la capacidad de respuesta del ciudadano honrado es menor, la sociedad del bienestar nos tiene adormilados y si nos desvelamos, acudimos a nuestro psicoterapéuta para que nos calme la ansiedad. Es muy triste que en España tantos como nos manifestamos en las calles y corrimos de los grises, ahora conemplemos impasibles tanta miseria comodamente sentados en divanes “Made in China” o saboreemos fresas ensangrentadas.

13 06 2010
Matgol (19:16:49) :

Hola!
Gracias por tu blog…. Aprecio especialmente poder comunicarme contigo -perdona el tuteo, por favor- pero llevo tantos años leyendo tus artículos y emocinandome con ellos….
Fresas: Interesante artículo y tremendo….siempre he sospechado que esas cosas ocurrían.. no me pillan de sorpresa…. Nací en el 43 y empecé a trabajar con 17 años en una productora cinemátografica de éxito en los60…. Allí ya empecé a ver cosas y a rebelarme contra ellas. Por eso segui compatibilizando trabajo y estudios. Bendita UNED que me permitió hacer 2 carreras, ocuparme de mi familia y seguir siendo ejecutiva de un banco y soportar sus fusiones y refusiones con buen humor….
Prejubilada hace ya años.. tengo “tiempo” para leer y releer tus escritos.
Gracias otra vez—

13 06 2010
Ana de Francisco (20:50:35) :

Hola Maruja, como Pilar no voy a ser capaz de ingerir una sola fresa que tengo en mi nevera. Tengo 250 gr de injusticia – parecen pocos – pero pesan lo suficiente como para que te den arcadas. Creo que la solución no es no consumirlas, hay muchos puestos de trabajo en juego. Pero sí animo a todas las mujeres afectadas a que sigan denunciando, que no se callen, que reivindiquen sus derechos como temporeras pero sobre todo como mujeres y que con artículos como éste nos abran más los ojos ante las atrocidades de un sistema explotador y esclavista llamado capitalista.
Han tenido que suicidarse once trabajadores de un fabricante para Apple para que sus sueldos se vieran incrementados en un 67% . Señoras y señores, un 67% – me que quedé pasmada cuando lo leí. Imagínense que se lo suben a cualquiera de ustedes con sus sueldos actuales…
Espero que la próxima temporada de la fresa, los empresarios, autoridades, sindicatos y guardia civil no hagan oídos sordos a estas denuncias y así todos podamos saborear las fresas como se merecen.
Un saludo de mi parte

13 06 2010
Archivaldo (21:56:19) :

El castigo debe ser ejemplar. Es la única forma de que paguen unos y el resto escarmiente en cabeza ajena.

14 06 2010
Maje Wheels (07:05:48) :

Primero me gustaría que de alguna forma se “recompensará” la aptitud del temporero que no siendo afectado por los abusos sexuales, aunque supongo que sí por los de otro tipo, demostró ser UN HOMBRE con mayúsculas al ir a interponer la denuncia por lo que estaba ocurriendo a sus compañeras. El también corría el riesgo de perder su trabajo, pero al NO estar educado en la sumisión hizo lo que cualquier persona tendría que hacer al enterarse de hechos similares.
En este caso hay varios factores: la necesidad del otro (me refiero al más débil claro), la educación que se da a las mujeres (siempre se les inculca la sumisión), la discriminación positiva con fines de una mayor explotación, poco control de la Administración en referencia a contratos, alojamientos, etc. ¿Dónde están los sindicatos en estos casos?
Es tan grande el descontrol, que no se arreglará con dejar de consumir… porque estos chacales siempre encontraran situaciones donde saciar su “gula”

14 06 2010
Ignacio (10:32:59) :

No se si seguiré comiendolas o no, pero creo que lo importante es denunciar, hablar del tema, hacer valer las contadas denuncias que haya, que la policía vigile y que los vecinos y gentes normales que lo presencien entiendan como “normal” el denunciar o el hablar del tema.
El artículo del Pais y tu blog son las armas que tiene la sociedad para acabar con los abusos sin tener que acabar con las actividades que deberían de ser magníficas y no una pesadilla para quien está en inferioridad.
Gracias

14 06 2010
Marta (17:15:46) :

Perdón por repetir lo ya dicho, pero cosas así solo se arreglan denunciando y con artículos como ese, que denuncia. Pero eso es para todos, que está muy bien decir que es terrible lo de estas mujeres, pero luego pasamos por alto lo de otras más cercanas “porque, cómo vamos a meternos en su vida”… Pues eso, chicos/as, a las barricadas. Ni un abuso sin denuncia, y ni una mujer sin apoyo

15 06 2010
Mar (23:17:37) :

Lo leí el domingo y pensé que vaya desverguenza y vaya deshumanidad que tienen los que se llaman empresarios,peor que animales

16 06 2010
Barabara Brook (04:42:29) :

Es que el hombre no ha dejado de ser un lobo para el hombre, el estado de esclavitud sigue vigente…los más afortunados con seguridad social pero poco más.

25 06 2010
ISABEL (00:13:32) :

Hola, vivo en uno de los pueblos que se citan en el articulo del Pais y la verdad es que es completamente falso todo lo que se refleja en ese escrito, ni que decir tiene, que ha podido haber algún caso aislado, como existen en todos los ambitos, de abuso de poder, de querer obtener algún favor sexual, pero por dios, que lo están describiendo como si se tratara de campos de concentración, el termino”barracones”, eso no existe aqui, las trabajadoras tienen casas, equipadas con todo lo necesario para vivir, cuando tienen que hacer las compras, los dueños de los campos las llevan al pueblo, y no hay ninguna expltación, ganan igual que cualquier trabajador-ra español-la, creo que antes de escribir un articulo asi, deberian conocer la realidad de la fresa de huelva, que dá de comer a miles y miles de familias no solo españolas, si no de fuera de nuestro pais, también me gustaria que los que opinan, lo hagan con conocimiento de causa, no porqué esté publicado en el Pais tiene que ser verdad