Sobre las injusticias económicas que se dan dentro mismo de la Liga, os recomiendo que leáis «Dos muy ricos y una Liga pobre», en El País de hoy.