Uno, que estos días me gustaría que comprarais El Mundo para leer las crónicas de Javier Espinosa. Sólo se publican en la edición impresa y no se puede acceder gratis por Internet. Son lo mejor que están sacando los diarios. Es un reportero objetivo, con muy buenas fuentes, que va a los sitios y no escribe de oídas.

Darina en 1987

Dos, sobre la situación de la mujer hay mucho que hablar, pero yo creo que tengo que ser radical, por lo que os recomiendo un libro que os apasionará. Nada de tonterías de que si el velito, de que si el burka, de que si los cristianos, de que si… Darina El-Joundi, que es actriz, escritora, poeta y, sobre todo, la mujer más libre que yo he conocido (y la conozco desde hace veinte años, ella tenía 17 la primera vez que nos vimos), acaba de publicar en Alfaguara un libro que os contará más sobre el Macho Libanés que todo lo que yo pueda deciros. Es un libro apasionado, brutal, directo, hermoso, breve. Lo leeréis de un tirón.

Se titula: El día que Nina Simone dejó de cantar. Os subo la foto que nos hicimos el día que nos conocimos. Darina, a la izquierda, y yo entre ella y Mikaela Fghali y Javier Valenzuela, entonces corresponsal de El País en Beirut. Era el 87.

El día que Nina Simone dejó de cantar

Darina en 2010

Veinte años después, perdida su pista, Darina me envió un e-mail. Desde entonces he seguido su lucha. Ahora es feliz. En París.

La admiro como a poca a gente en este mundo. Y nos queremos. Lo sé. Le gusta mi forma de envejecer.