Las fotos que os he subido en la entrada anterior seguro que os arrancarán una sonrisa, aunque ya hayáis visto algunas. Me las mandó ayer un amigo.

Parte de Tonino: no come ni bebe voluntariamente, pero se relame cuando le metemos agua, suero o potito proteico con jeringuilla. Está calentito, disfrutando de los varios sitios de que dispone en la casa según la hora. Ya baja del sofá. Y anoche, de madrugada, me desperté con su bultito pegado a mis pies: ¡había saltado a la cama! Aunque no es quien era, está mejor. Quién sabe lo que el mañana nos depara. El hoy es éste. Dentro de un rato tengo que hablar con el médico. Ah: cuando le sacamos a mear, lo hace todo de golpe pero la última vez ya se acordó de levantar la pata.

Si mejora os subiré una foto de ahora, de lo contrario buscaré una de antaño.

Muchas gracias.