liz y richard

Tenéis razón. Ellos no eran horteras. Sólo seguían, como todos, pero con dinero y glamour, los dictados de la exuberancia que marcaba la moda de la época.