El papa sigue vivo, como tantos malignos y banales.