Con panderetas, zambombas y danzas africanas, de que el gordo haya caído tan bien repartido y de que la gente favorecida pueda pagar su hipoteca. Tapar agujeros: contundente destino el del dinero que ‘toca’, desde que tengo memoria. Que los bancos se froten las manos -ello también ganan- no es óbice para que este disfrute no me alegre también a mí al terminar un año que no ha sido fácil.

Por primera vez Zapatero se pone realista y habla de cinco años más de duros esfuerzos, y tiene razón, porque más allá de los ajustes también hay que pensar en muchas otras cosas, como cambiar el modelo productivo. Rajoy condesciende a echar una mano, pero no lo hará. De lo contrario no habría estado echando bilis sobre una política económica que es la que él habría  hecho de haber estado en el poder… sin haber tomado antes medidas sociales como las que tomó el socialista antes de la crisis. Y EGP  ahora quiere que dimita la ministra de Cultura.