Esa gentuza de ETA, si no fuera tan asesina, sería de desovariarse. Para empezar por su descoloque con la retórica, y para seguir, por las pintas (o sea, las fachas). A su lado, un ayatolá paréceme Lady Gaga. Pero es muy cierto que la cara es el espejo del alma… o de su ausencia.