Y no me refiero a un café en taza, sino a un cafetín tirando a tirao, un lugar con marineros, humo, alcohol, un pianista sentimental, una pareja que se ha encontrado para siempre y la posibilidad de la aventura que nos conducirá cogidos del pescuezo hacia aquel lugar en donde nos esperan los ineludibles espejos. Os dejo con Lauren Bacall, Humphrey Bogart y Hoagy Carmichael, en algún antro del Caribe. Y luego os subo el post diario, que ahora tengo que ponerme con la novela.