Un dry martini dentro de un par de horas en el antiguo Plaza, junto al ventanal que da al Central Park, esta canción como fondo. Y enamorarse otra vez. Eso siempre será nuestro.