Pese a la euforia que nos produjo ver a los egipcios votando, y al optimismo de los comentaristas, la realidad puede ser ésta que refleja www.publico.es: una elecciones en estas fechas nunca debieron realizarse, sin partidos laicos y demócratas lo bastante fuertes para oponerse al reparto del poder, previsible, que viene.