Albert Camus, un hombre

Mañana se cumplen 50 años del prematuro fallecimiento -a los 47 años- de Albert Camus en accidente de coche. Me parece que es hora de revisitarlo. Al menos, yo, estoy sedienta de humanismo. Quien no haya leído nada suyo, que arranque por El primer hombre y tire para atrás. Hace pensar. Es necesario, más que nunca. Contra la futbolización de la vida. Contra la berlusconización de la vida. Contra la belenestebanización de la vida. Contra la banalización, la indiferencia, el letargo.Os copio algunas frases suyas -están en Internet, por fortuna-, que forman parte del patrimonio intelectual y moral que nos legó.

«Está la belleza y están los humillados. Por difícil que sea la empresa, no quisiera ser nunca infiel ni a los segundos ni a la primera».

«La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas».

«Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, golpeado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa».

«Uno no puede ponerse al lado de quienes hacen la historia, sino de quienes la padecen».

«Si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo».

«No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mí, puede que no te guíe. Camina junto a mí, y sé mi amigo».

«Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala».

«La estupidez insiste siempre».

«Un hombre sin ética es una bestia salvaje soltada a este mundo».

«A pesar de todas las ilusiones racionalistas, e incluso marxistas, toda la historia del mundo es la historia de la libertad».

«No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar».