Junto a esta excelenta y muy medida reflexión de Lluís Bassets en www.elpais.com , quiero añadir mi desmadrado y quizá rencoroso comentario personal: hubo una Alemania en 1914; otra en 1945; y hay otra en 2011. Cada una a su manera, jodiendo a sus vecinos europeos.