Un panarabismo de la calle está surgiendo, y ojalá que el mundo persa se una, no por religión sino por eso, por calle. Por ser víctimas de la opresión. Las dinastías dominante, los militares y los clérigos -Irán-, brutales, sólo saben reaccionar por la fuerza. Caerán, más pronto que tarde. Europa tampoco está preparada. Despierten, vejestorios.