Nicolás Parra, en su propia voz