En www.publico.es

Es un eslogan histórico que lo mismo les servía para aprovecharse de las epidemias que asolaron Europa durante la Edad Media que para justificar la quema de herejes. ¡Esos niñatos con la camiseta! Qué pena me dan. Y qué miedo.