Beirut, te quiero; Beirut, te mato

4 04 2011

Una periodista retirada del oficio por voluntad propia y metida a investigadora privada, un país adicto a los crímenes políticos y propenso a todo tipo de excesos, dos asesinatos vinculados a la colonia española y una ciudad, Beirut, tan fascinante como perturbadora.

Si hay algo que sabe hacer Maruja Torres (Barcelona, 1943) es reinventarse. Cuando su generación bracea por mantenerse a flote en la red de redes, ella navega a alta velocidad desde un Ipad con la destreza de un adolescente. Cuando su periódico decidió prescindir de sus servicios como reportera, renunciando así a una observadora innata con un ‘background’ periodístico envidiable, para conservar su faceta de columnista ella buscó su propio espacio en forma de blog. Y cuando el Premio Planeta la consagró como escritora, cuando muchos creían que ya había dado todo lo que podía dar al mundo de la literatura, nos sorprende con la que a juicio de muchos es su mejor creación: ‘Matar es fácil’ (Planeta), su primera y apasionante novela negra y el principio de una prometedora carrera de aventuras de su protagonista, Diana Dial. “Ha venido para quedarse”.

Resulta extraño que la conversación con Maruja Torres tenga lugar entre Beirut y Barcelona sin que sea ella quien se encuentre en tierras libanesas. Medio año después de su última despedida (imposible decir si será la última), ‘Matar es fácil’ resulta en muchos sentidos un ajuste de cuentas con un país al que es imposible amar sin odiar (y viceversa), pero que también es un escenario único para construir una historia de crímenes inherente a la personalidad de la ciudad.

(…)

No es que haya empezado tarde a escribir novela negra, es que “de repente me entraron unas tremendas ganas de matar a diestro y siniestro, y miré a mi alrededor y vi que la vida estaba plagada de maldad y de posibililidades de asesinato”.

Noticia publicada en El Mundo


Acciones

Informacion