Estupenda entrada de Ramón Lobo en su blog.