No hay nada como ser periodista de fuera para perderle el respeto a Botín. www.nytimes.com