Y fotos personales de la presentación, ayer, en la Casa Fuster (el estupendo hotel que es ahora) de Barcelona, de los escritores que Planeta lanzará este Sant Jordi a comernos el mundo (o la Rambla). La cosa es que, tras el asunto, ¡Eduardo Mendoza himself nos recogió en su Volvo a lo Batman! Nos dijo: «Esperadme fuera y llego en dos minutos». Y allí estábamos servidora, mi amiga Alba Fité (hada madrina del enlace con los medios y acompañante adorada por los escritores), y Carmen Amoraga, a quien amo también, periodista valenciana y muy buena escritora que ganó el premio Planeta finalista. Creo que la suya fue una gira de lujo, porque tanto Eduardo como Carmen son personas excepcionales, sin celos y sin mezquindades. Bueno, pues a lo que iba. Os dejo unas imágenes del, para mí, escritor más bello del mundo, al volante de su propio bólido, y feliz como un chiquillo, y nosotras, babeando.

Todo ello dicho sea con el máximo respeto por la actriz y directora teatral Rosa Novell, que comparte su vida. Fue una mañana estupenda, que se prolongó con un almuerzo con otros amigos, José Mari Izquierdo -cuyo libro, Los cornetas del Apocalipsis, presentamos por la tarde en la librería Laie con gran éxito-, su esposa Meli, y su editor, Antonio. Acabamos cenando los mismos y más. O sea, feliz.

Y ahora me pongo a escribir el Perdonen que irá de guerras.

Él llega

Él arranca

Él disfruta

Detrás, Carmen y Alba, felices

De copiloto y encantada de la vida