De mi estimada película Pennies from heaven, con un increíble Christopher Walken.