… y me tapo los ojos, no quiero saber nada del puñetero euro ni del jodido riesgo. Voy a escribir mi Perdonen, y quiero un polo de menta.