Lo mejor de su producción, en mi opinión, lo creó don Luis Buñuel durante su estancia en México. Del feliz encuentro de sus dos surrealismos, sus dos artes -la vida, México; el cine, Buñuel- surgieron inolvidables pelis. Me deleito ofreciendo esta secuencia de Subida al cielo que he encontrado en youtube. Me mata esa imagen del hijito ligado a la madre.

Hasta que pueda ponerme en serio a hacer la sección de cine -por agosto-, las entradas las colocaré en el blog.