Esta canción de Tenco la canta la propia Dalida, idolazo donde las haya y además un icono gay como una casa, la pobrecica.