Este artículo de Robert Fisk resume bien el asunto, en www.independent.co.uk

A mí la Odisea al Amanecer me encoge el corazón, aparte de la desmesura idiota del nombrecito. Pero nunca nada termina bien cuando se recurre a las armas, no hay operaciones quirúrgicas en este tema. La lentitud en decidir ha conducido a esta precipitación. Los inocentes, los inocentes, los inocentes…