Con la mente en el sobaco

20 07 2011

Esta mañana me ha dado uno de esos ataques de pereza indescriptible -mejor dicho, de pereza para la actualidad- y me he puesto a hacer colching como si no hubiera un mañana, escuchando a todo trapo a Cecilia Bartoli, en esta composición de Haendel que os adjunto. Total, que no me pienso meter en los diarios ni en las noticias ni en nada. Tengo mi primer masaje en mucho tiempo dentro de un rato y luego veremos. Seguramente más colcha. Voy por las 240 piezas, no es suficiente aún para que comparta con vosotros la obra, le faltan colores vivaces, he empezado tanteando, y equivocándome mucho.

El otro día en Salobreña, hice una cosa que tenía ganas de cumplir: me bañé en combinación negra por primera vez, como una Anna Magnanni de los 50. Era de algodón, no se deformó. Y fue una sensación increíble. De una libertad que ni siquiera la desnudez proporciona, porque hay ese ir y venir de la tela, ese recuerdo permanente de quien eres, entre los muslos. En fin, quedan tan pocas cosas que hacer por primera vez -cada vez menos- que me puse muy contenta, y conservaré ese recuerdo forever and ever. Ea


Acciones

Informacion

14 respuestas a “Con la mente en el sobaco”

20 07 2011
Isabel Sira (11:00:01) :

Una maravilla la sensación de la primera vez, aunque a mí nunca se me habría ocurrido ese baño. Y aprovecha si puedes dedicarte un día. ¡Sienta tan bien!

20 07 2011
María (11:24:09) :

Hola…qué placer reencontraros, como volver a casa. Gracias por esa Cecilia Bartoli, Maruja; la vi en octubre en el Palacio de Festivales de Santander y fue una experiencia preciosa. El jueves pasado, en el Concertgebouw de Amsterdam, me regalaron esta música que os paso. El bandoneonista, Carel Kraayenhof, buenísimo (tocó en la boda de la Máxima y el Mínimo, lo cual, of course, no es ni de lejos lo que le hace extraordinario), y el Ensemble que le acompañó, y su propio Sexteto Canyengue, me emocionaron y nos lo hicieron pasar genial.

Bien por ese baño que te diste, Maruja. Hay recuerdos, es verdad, que conservaremos forever and ever…

http://youtu.be/r7MixuV3gu0

20 07 2011
AnnaGB (11:29:28) :

¡qué sensual, lo de bañarte con una prenda tan coqueta! ¡qué momento! Si has comenzado el día metiéndote en el agua, me parece perfecto que no se te ocurra meterte en las noticias, en éstas seguro que te ahogas. ¿Y el sobaco, qué piensa?

20 07 2011
Aracne (12:12:19) :

Bienaventurado ataque de pereza. Para qué más diarios de “otros” impresentables. Mil veces mejor tus nuevas AÑOS 50. Estoy viendo el mar color blanco-verdi-azul. El sol que si sí que si no. Bandera amarilla. Permitido el baño que me voy a dar (sin nadar, desde luego), dentro de media hora.
Cuerpo recuperado, tejido, música, escritura: justo eso. Por favor, Marujatorres, piensa esa relación con atencion dispersa…hay que ahondar en ella…
Que siga la pereza, a la reconquista de sus derechos (y deberes!).
Salud textil-musical.

20 07 2011
Aracne (12:28:02) :

Eso de “Con la mente en el sobaco”, me ha gustado mucho. El sobaco, las axilas son los los archivos en la memoria. Estoy segura, archivera, de que vas sacar mucho partido de esa inmersión psicofísica y mediterránea. Insisto: cuerpo, tejido, música, escritura-lectura son las cuatro patas de esa cultura que hemos de reconquistar. Tienen que estar presentes en cada acto…

20 07 2011
Manuela (13:48:53) :

Cómo molas, Maruja. Voy a ver si yo también me baño en combinación

20 07 2011
Cateto/Jose (14:18:50) :

Querida Maruja,

Hoy he sabido de tu blog, leyendo el de Escolar (quien citaba el video de Sampedro).

Soy un viejo admirador de tu sentido del humor, tan necesario, y cada vez más.

Sólo quería decirte que, siendo un pelín más joven que ambos, cuando sea un poco mayor me gustaría ser como Jose Luis Sampedro. Y si fuera mujer, me gustaría ser como tú.

Carpe diem.

20 07 2011
Manoli. (15:38:14) :

Últimamente la realidad da mucha pereza, mucho cabreo que queremos evitar. Hay que estar continuamente cuidando cada uno de nosotros mismos (yo al menos de mí misma, no tengo más remedio) porque a veces, sin que una quiera, toda la inmundicia va calando en el ánimo, va haciendo mella. Sí, vale, hay que estar informados, hay que luchar cada uno en su lugar, hay que ser mosca cojonera como dices Maruja, pero hay que CUIDARSE. Hay que degustar la belleza y el buen trato.

¿No nos vas a poner ninguna foto de Salobreña ? A mí me gustaría verte y ver ese pueblo que no conozco.

Petonets, besines y relax.

20 07 2011
Unah Lehla (16:30:27) :

¡Guapa!
No imaginas el placer que he sentido al saber que compartimos el gusto por las combinaciones negras, la Bartoli y Haendel.

20 07 2011
Marta (16:38:39) :

Maruja,
Tienes algo que decir acerca del despido de la SER de Carlos Carnicero? Me gustaría saber tu opinión porque te considero una periodista muy unida al grupo Prisa y todo lo que está pasando últimamente a mi me está pareciendo surrealista por denominarlo de alguna manera.
Vaya banda Cebrián y Cia. Yo que me gastado muchos euros comprando El Pais durante muchos años ahora he decidido que no invierto un € más. Lo leo por internet y sigo alimentando mi intelecto gratuitamente leyendo a gente como tu.
Saludos

20 07 2011
Arnau Gomez (16:52:47) :

¡Genial, Maruja, tu baño en sayas!.Es un placer que nunca me podré dar,porque ponerme una saya roja me podía llevar directamente al mundo y eso si que no,¡que no!,que no me llevan al mundo, no sea que me confundan con su director

20 07 2011
Carmen O (17:32:51) :

Aupa Maruja! Me parece genial ese gesto ante el mar.
Ya habrá mas días para meterse en la marejadilla de la actualidad, hoy NO!

20 07 2011
Fernando (19:17:24) :

Yo, como te conté, me permito(sí; a duras penas puedo) un fin de semana cada verano en Salobreña. El objetivo principal es ver a esos amigos que tengo por allí, pero además, es cumplir un rito: mi cita, aunque solo sea anual, con el/la MAR.
Cuando puedo; de madrugada, me escapo, me alejo de la gente y busco un espacio solo para nosotros dos( es increible lo que cuesta encontrar un pedacito de playa íntimo aun a las 4 de la mañana). Me siento a su lado, lo miro, lo respiro, hablo con él, a veces le canto(¡pobrecito!), lo escucho, lo acaricio, el me devuelve siempre la caricia, siempre suave, siempre tibia y me desnudo y me sumerjo en él. Con tranquilidad, mimando el momento. Buceo en su interior hacia lo profundo, hasta que no sé donde es arriba y donde abajo, donde está la superficie. Me diluyo en él. Vuelvo a la superficie, a la orilla, me siento, me tomo mi tiempo para despedirme de él mientras me seco y regreso a mis amigos. Hasta el año próximo.

20 07 2011
Raul Fernandez Justo (20:08:31) :

Cecilia Bartoli(tambien Vivaldi…). El proceso creativo es complicado en materia de “colching”(lo ignoraba:siempre crei que era “coser y cantar’).No digo que del “sensual experimento”pero se echan en falta algunas ‘foticas”. Un saludo Maruja.