Esto es de una impotencia que no tiene nombre. El artículo de Robert Fisk, en independent.co.uk