Los mineros a los que tanto saludaba Sebastián Piñeira están en la miseria. Y ahora va a por la enseñanza pública: en www.elpais.com