desayuno abundante

 

Suelo desayunar mientras escribo o blogueo, a mi aire. Pero con motivo de la visita de Quim (el vivo), he preparado una mesa como sé que a él le gusta. Ha disfrutado mucho, y también de los Clooneys. En anteriores visitas preparaba el café él, en la cafetera italiana, pero hoy se ha dado cuenta de que George resulta muy útil y sabrosón. Y he aquí la foto de los manjares. Así me ahorro el almuerzo y puedo seguir cosiendo colcha antes de que se ponga el sol y confunda los colores. Ah, y antes va la columna.