Diana Dial se mete en nuestras vidas

21 04 2011

Narrativa. Maruja Torres ha escrito novelas de humor (¡Oh, es él!), libros de viajes (Amor América), memorias periodísticas (Mujer en guerra). Entre sus novelas destaca Un calor tan cercano, la más autobiográfica. Ha ganado el Premio Planeta (Mientras vivimos) y el Nadal (Esperadme en el cielo)… y ahora debuta en la novela negra. No se trata de una incursión, viene para quedarse. Así lo anuncia en Fácil de matar. Lectora del género desde siempre, posee todos los recursos para mezclar los ingredientes acertadamente, mantener el suspense necesario y sorprender con un final inesperado. Hay más en Fácil de matar, un argumento sólido, un espléndido retrato de Beirut, personajes bien construidos y una historia de fondo que atraviesa la novela: cómo los extranjeros, en este caso españoles, sacan ventaja de la amoralidad del entorno y hacen en Líbano cosas que no harían en su país. “Que la gente resulte tan fácil de matar es un aliciente más”, afirma el ambiguo profesor Salvador Matas. Diana Dial, experiodista, de 54 años, es una investigadora muy especial. No tiene licencia, no suele cobrar, solo trabaja para quien quiere, le interesa más la justicia que la ley y no soporta que los culpables queden libres. Muchos lectores identificarán a Diana con Maruja Torres. Cierto que ambas trabajaron en la prensa del corazón y en un diario de prestigio, cierto que ambas están desencantadas del periodismo actual, pero Torres nunca haría footing como Diana, tampoco ha tenido un exmarido millonario que le pasa una suculenta pensión vitalicia como a Diana. Este es uno de los puntos más discutibles de la novela, que aquí más que negra parece fantástica. Tony Asmar, el hijo menor de una acaudalada e importante familia cristiana maronita, muere al estallar en su lujoso automóvil un potente artefacto explosivo. Días después, muere el embajador de España en Líbano. Diana liga ambas historias y llega hasta el final, de infarto. Georges, el chófer guardaespaldas; el inspector Fattush, un hombre bondadoso que cree, como Diana, más en la justicia que en la ley; Cora, un homenaje a la Cora de El cartero siempre llama dos veces; Yumana, la matriarca del clan Asmar… son algunos de los personajes de Fácil de matar, una novela con mucha acción, escrita con la provocadora prosa, el humor, la ironía y la mala leche de Maruja Torres. Seguro que engancha. El próximo caso de Diana tendrá como escenario un crucero de lujo que parte de Luxor.

Noticia publicada en: www.elpais.com


Acciones

Informacion