En su día se me escapó esta estupenda reflexión, que ahora comparto. En www.elpais.com