Erizado de obstáculos. Pero también hay quien planta cara allí a su peor enemigo (descontando a Israel): la división fratricida. Ana Carbajosa informa en elpais.com