“El género sueco me deprime”

13 04 2011

Maruja Torres reivindica una novela negra mediterránea, “que ayude a vivir”, con “Fácil de matar”

“Si se fracasa en la novela negra se fracasa mucho más”. La advertencia de una sacerdotisa del género martilleaba la cabeza de Maruja Torres (Barcelona, 1943) desde que se embarcó en el proyecto de convertirse en una “implacable autora de literatura negra”, a la que la gente señale, cual Agatha Christie, cuando circule anciana por la calle, cuenta con humor. La amenaza no ha podido con ella y su primera incursión en el género, Fácil de matar (Planeta), ya está en el mercado, con su alter ego de protagonista: Diana Dial, una periodista rescatada de sus primeros libros convertida ahora en una reportera retirada, “enviada especial de sí misma” que investiga por afición y por el gusto de aplicar la justicia que con la pluma no pudo. “Lo de matar, aunque sea literariamente, tiene su punto”, afirma Torres en entrevista a Levante-EMV.
Esa facilidad para la violencia (novelesca) es una deuda con Millennium, de Stieg Larsson: “No he podido evitar que Lisbeth [Salander] me haya marcado”. Aunque precisa: “Es el único personaje que me gusta, porque lo veo real a pesar de las exageraciones”. Y marca distancias con la tan de moda literatura nórdica. El género sueco -así lo resume y cita como ejemplo a Mankell y su Wallander, ese “inspector con plantillas”- “me deprime tanto”, dice.
Ella prefiere el thriller mediterráneo, un género negro “que ayude a vivir” y porque aquí “lo inventamos todo”: el crimen político, el complejo de Edipo, el aceite de oliva o la corrupción.

(…)

Noticia publicada en www.levante-emv.com


Acciones

Informacion