El Roto

29 11 2011

En www.elpais.com


Acciones

Informacion

6 respuestas a “El Roto”

29 11 2011
María Luisa (10:52:47) :

Así que, a las gestiones de mierda como ésta o esta otra (con su correspondiente octava de ineficacia) ¿ahora se les llama mirar para otro lado?

29 11 2011
AnnaGB (17:19:23) :

Estamos en un proceso imparable y veloz de inmersión en la salud, y su seguridad, privadas. Esto también lo estamos importando de USA y las compañías de seguros deben estar frotándose las manos.
Se trocea y luego se reparte lo que sea vendible. Ya hemos vendido las almas. Poca cosa queda ya.

29 11 2011
Carmen O (21:52:00) :

QUE BUENO ES ESTE TIO!

29 11 2011
Raúl Fernández Justo (23:24:09) :

Robar dinero público para comprar artículos de lujo.¿Se puede ser más ordinario, más vulgar, más chabacano?Un bolso de “Loewe” lleno de “detritus, de misérrimas espectativas, de carencias éticas. Una mariscada de bazofia. Un reloj de oro que marca las horas de la vergüenza y la putridez moral de sus dueños. Robar sin astucia,sin emoción;por la aburrida rutina de una camarilla de desgraciados. Paupérrimos sonriendo a un destino desalmado. ¡Qué cerca de las alimañas rastreras y qué bien vestidos van estos pobres pendejos.http://www.elpais.com/articulo/espana/Colosal/saqueo/dinero/publico/elpepiesp/20111128elpepinac_3/Tes

30 11 2011
María Luisa (11:23:24) :

Te adelantaste Raúl colocando el link a la pieza de El País en la que se da cuenta del robo del dinero público perpetrado en Valencia (aunque a la mayor parte de los valencianos parezca no importarles esas minucias ya que votan masivamente al mismo partido que lo cometió).

En cualquier caso, y pese al latrocin…, digo pésimo estilo en lo de los bolsos Loewe, las vacaciones en NY en hotel de lujo o los tours a tutiplén en spa, en el mismo artículo se dice que el verdadero saqueo iba por otro lado. Me perdonáis por la extensión, pero lo voy a copiar después de daros esta pequeña información: me consta que la aprobación de la receta de la dieta a base de batidos nutritivos para los ancianos inapetentes que están en residencias en la Comunidad Valenciana… tarda una barbaridad inverosímil (varias semanas; ¿puede un anciano enfermo aguantar sin comer varias semanas?) La cosa pasa por una simple firma que no sé si se demora tanto por si en ese lapso de tiempo la prestación se hace innecesaria.

En un momento de las más de 50 horas que lleva declaradas ante el juez, el exgerente Esteban Cuesta contó cómo funcionaban las cosas. El entonces presidente de Emarsa y hoy todavía vicepresidente de la Diputación de Valencia y alcalde de Manises con el PP, Enrique Crespo, también imputado, iba a su despacho, le entregaba unas facturas de Loewe y le daba la orden de acercarse al establecimiento a pagarlas. Entre compras, viajes y banquetes, los responsables de Emarsa se gastaron en seis años casi un millón de euros, según la abundante documentación de que dispone el juez Vicente Ríos.

El instructor cuenta con multitud de indicios de que el auténtico pillaje se produjo, sin embargo, mediante el pago de suministros y servicios falsos. Algunos, inverosímiles: Emarsa pagó, por ejemplo, por reparaciones en los digestores (tanques para depurar el agua) número cuatro, cinco y seis, cuando en la planta solo había dos. Y lo hizo a empresas administradas por tres hermanos, María Paz, Víctor Manuel y Sebastián García Martínez, este último a su vez jefe de departamento de la depuradora. Contrató cursos de formación por 188.000 euros, la mayoría por Internet y sin control de asistencia.

Adquirió teóricamente, en poco más de seis meses, 164 teclados; 149 ratones; 155 fuentes de alimentación; 141 licencias antivirus y 79 monitores, aunque en Emarsa solo había 32 puestos de trabajo informatizados. El proveedor, el propio Sebastián García Martínez, actuaba, de hecho, como director de informática en la planta y a veces firmaba en su nombre como recibido y conforme las partidas que él mismo vendía… Así hasta 35 empresas ahora investigadas que facturaron a Emarsa 40,3 millones de euros.

La sociedad estaba controlada por una asamblea metropolitana en la que el Ayuntamiento de Valencia tiene el 45% de los votos y el PP goza de amplia mayoría. Trabajar en Emarsa era una canonjía (nueve empleados ganaban más que el presidente del Gobierno) y la empresa fue llenándose de cargos de segunda y tercera fila del partido y de sus socios de Unión Valenciana. El propio Cuesta, a quien Rita Barberá nombró alcalde pedáneo, se mantuvo como dirigente local del PP de Valencia hasta pocos días antes del 20-N.

La seguridad de que nadie les controlaba llevó a los directivos a ser muy poco cuidadosos. Entre las facturas pagadas a las empresas investigadas algunas tienen por detrás “impreso nada menos que una previsión de tesorería” de la propia Emarsa, ha destacado el juez. Otras, de distintos proveedores sospechosos, están escritas al principio en letras negras, que cambian a mitad a color verde, naranja o rosa. Como si al taller de fabricación de falsas facturas se le hubiera acabado la tinta.

30 11 2011
Raúl Fernández Justo (23:32:46) :

María Luisa.Gracias por los detalles(los ojos se quedan como platos).Tratándose de los “público” extraña ver la facilidad con la que se puede cargar una factura de “Loewe” a una empresa de aguas residuales(es como cargar una factura de pañales a un equipo de primera división de baloncestoi(sic). No es que no hubiera control;es que todos estaban coludidos para robar.¿Y los responsables? Bien gracias(¡¡han sido reelegidos!!).