El viernes santo

22 04 2011

… que yo recuerdo era un día lleno de trapos morados en las iglesias, con olor al tomillo que vendían las viejas, y con un aburrimiento mortífero, sobre todo en la adolescencia. Me recuerdo, de jovencita, con otros amigos, haciendo cola en la puerta de la discoteca (por entonces eran pequeñitas), esperando a que llegara la medianoche, piafando todos como potrillos, porque a la sazón era el sábado cuando resucitaba el susodicho, y a esa hora en punto ya nos dejaban mover el esqueleto y trasegar cubatas.


Acciones

Informacion

10 respuestas a “El viernes santo”

22 04 2011
tini (11:48:31) :

Cuando yo era pequeña no había discotecas…es lo que tiene vivir en una aldea…Pero no me quejo, fuí feliz correteando a todas horas.
Hace tiempo que descubrí que el teatro me gusta porque desde bien pequeña teníamos función gratis: en S. Santa, todos asistían a los “oficios”. La tele llegó al bar de enfrente de mi casa muy posteriormente, así que yo veía fascinada las “representaciones”.
La iglesia abarrotada hasta los topes, silencio sepulcral, los curas oficiando en latín y de espaldas a nosotras(mis paisanas gallegas y yo misma sin entender nada), el incensario aromatizando con incienso, el orador subido al púlpito para dramatizar el sermón de las 7 palabras…el lavatorio de pies, en fín, la repetición ritual bien escenificada…
Mucho antes, ya se habían encargado de eliminar a los de “La Barraca”.

22 04 2011
Conshi (13:01:23) :

Queridas marudolientes, viernestolendas todas mias:

Gobernando la Iglesia UNiversal SS el Papa no caigo en el nombre, dolida por varias miniguerras efervessentes, con monotonía machadiana de lluvia tras los cristales y no habiendo podido ponerme mi mantilla y mi vestido negro y mis bragas negras de calleyolera insienso y a bocadiyo de calamares por las sesquinas y deseando ya que pase la Semana Santa de Pasión Sin Igual para poder recuperar mi vida sexual regularisada, os ruego en este Viernes Santo que no se os ocurra nunca usar una doble vara de medir, nunca, una doble vara nunca, porque si usais una doble vara, la medisión será incorresta y, como no podía ser de otra manera, incurrireis en una gratuidad dialéstica melancólica.

De manera que, queridas marubordadas, mañana sábado ya nos despendolamos por dios ya tanta abstinensia y tanta leshe.

22 04 2011
AnnaGB (13:26:47) :

Sí, todo era música sacra en la radio y documentales religiosos en la TV. En mi pueblo los bares, casinos, cualquier centro de recreo, cerrados. Colocón de incienso. Estreno de mantillas. Semana ruinosa en las carnicerías. Vía crucis voluntarios o impuestos, como el globalizado y diario de hoy en día. Damas engalanadas como los balcones, pétalos de flores, cirios, rezos, besos contaminantes a toda escultura religiosa que se pusiera al alcance, boato, curas en su salsa. Y lo peor gentes haciendo penitencia por cualquiera sabe que neuras.

22 04 2011
BILLY WILDER (17:52:23) :

Pues yo los recuerdos que tengo de niño son de verdaderamente panico,con 4 o 5 añitos ver pasar a todos esos hombres con caberuza incluida…me parecia algo fantasmagorico y encima la musica no ayudaba mucho.

22 04 2011
Raúl Fernández Justo (20:19:41) :

Semana Santa.Huir a como diera lugar…Un año no me libré(las relaciones de mi abuela con el clero me son incomprensibles a día de hoy).El caso es que no había personal para todos los figurantes de representación de La Pasión y Muerte de Aquel.Casi al mismo tiempo que dormitaba en el Huerto de los Olivos como un apóstol cualquiera me vi al frente de una turba iracunda gritando “¡crucificadle,crucificadle!” un minuto después.Si antes me habían lavado los pies en la “Última Cena” ahora portaba una lanza como centurión de Herodes.En el frenesí de la representación uno no recordaba muy bién de que parte estaba(todo se complicó con la negación de San Pedro¡nada menos que por tres veces!).El caso es que de apóstol,de centurión o de exacerbado judío había llegado la escena de la esponja(perdida sin remedio) y ofrecile al Señor un trapo sucio en la punta de mi lanza como único remedio a su terrible sed…Mi única preocupación real aquel día era que mi perra se había enfermado el día anterior.Días de fe por obligación…¡Qué lejanos quedan!

22 04 2011
Txomin Goitibera (21:35:11) :

No tanto la Semana Santa pero sí la cuaresma que la precedía.

En le comedor del colegio ponían una carne repugantemente grasiente y llena de tendones. Los viernes de cuaresma eran para mí una fiesta y los esperaba como agua de mayo. ¡Aquel bendito bacalao rebozado!

22 04 2011
CBT (21:46:35) :

Pues una servidora ligaba mucho en Semana Santa callejeando de procesiones. Y hoy estoy un poco desolada por no haber visto esta mañana la recogía de la Macarena en Canal Sur -Sin palabras-.

23 04 2011
farah y los clones (10:25:46) :

BillyWilder me pasaba lo mismo que a ti: no podía explicarme aquel tumulto que ahora sé que se llama necrofília, y me aterrorizaba la música como a ti…

23 04 2011
farah y los clones (11:05:05) :
24 04 2011
María Luisa (19:33:15) :

Las semanas santas de mi infancia las recuerdo muermos: música religiosa en la tele y en la radio, no cine, no nada… los encapuchados (a los que bauticé de niña como cucusclanes por una cuestión de parentesco visual con lo que había visto en algún telediario) me daban un poco de grima. El único recurso era escaparnos al campo a jugar donde nadie iba a reñirte por hacer ruido en fechas de recogimiento. Además ya estaba todo florecido y era un gusto.

Le veo a estas tradiciones de la semana santa un punto de desmesura. Un punto bien gordo, quiero decir y no digo más, porque hay mucha afición capillita.

En mi puente no he salido fuera de Madrid. Comida fuera, paseo y cine el viernes (bieeeennnn) y comida y superpaseo de varias horas ayer por un Madrid recién lavado al que se asomaba un sol espléndido.