Divertida y punzante crónica de Mónica G. Prieto en su blog de elmundo.es