Un pensamiento para Jorge Semprún, otro para su amigo Javier Pradera, en el día del entierro del primero en la tierra franco-española y envuelto en la bandera republicana. Por los imprescindibles.