Era anorexia

14 01 2011

Al parecer, se alimentaba fundamentalmente de líquidos. Una vez en que, después de una crisis, se quedó como unos zorros, la reanimaron a base de zumos de naranja, lo único que era capaz de ingerir. Bueno, supongo que algo comía, pero no tanto como bebía. Su madre y ella formaban una curiosa pareja. La madre era del Sur -y ella también: de una pequeña localidad tejana- y una especie de prototipo del lugar. Ya sabéis: Zelda Fitzgerald, Blanche DuBois… En la actualidad la inspectora Brenda de The Closer. Mujeres muy compejas, muy interesantes y con la mente llena de sueños irrealizables. Ella y Patricia se amaban con desmesura y se odiaban en la misma medida. No podían vivir ni contigo ni sin ti. Quedan cartas impresionantes por ambas partes. Supongo que, parcialmente, su madre hizo de ella un ser muy frágil y a la vez, muy duro. Su literatura le debe mucho. En vida, la Highsmith buscó siempre el aislamiento… y el amor. Este último lo encontró con creces pero siempre sintió que amor y asesinato van juntos. Una vez citó a una amante en un zoo, delante de donde se apareaban, a mordiscos, haciéndose sangre, los cocodrilos.

¿Cómo iba a comer bien, la criatura? Supongo que se sentía poco a gusto en ese ritual, primer plato, segundo plato, postre… El vino era lo que mejor llevaba… Y la copita de después.


Acciones

Informacion

10 respuestas a “Era anorexia”

14 01 2011
tini (10:28:21) :

¡¡¡Qué duras suelen resultar de vivir esas biografias de vidas complejas que suelen fascinarnos!!! Y sólo alunas llean a los estantes de las librerías, pero ¡cuántas vidas complejas y fascinantes quedan sin escribir, porque el anonimato las envuelve, porque sus protagonistas no alcanzaron relieve social!

14 01 2011
María Luisa (11:22:19) :

Conocí a una gallega que se alimentaba de café con leche; andábamos por los veintitantos y coincidimos -poco tiempo- por unos novios que eran amigos entre sí. No sé que fue de ella con esa tan poco sana dieta.

14 01 2011
María Luisa (11:38:52) :

El ni contigo ni sin tí lo he visto en distintas relaciones madre-hijo y madre-hija. El ejemplo más reciente es precisamente éste último y, la madre, una mujer que se empeñó en tener 12 años durante toda su vida (es incomprensible cómo pudo tener dos hijos y conseguir pese a todo que éstos llegaran a adultos) es un caso curioso de absoluta y obstinada dependencia para las cosas más simples. La hija, viuda desde hace un tiempo, está llena de complejos -no sé si de superioridad o de inferioridad- y de disimulos para casi todo; juntas se lanzan miradas atroces y desde fuera suelen mantener disputas que son un espanto de destrucción incomprensible… pero el panorama que se les sugiere, que cada una viva en su casa, suele acabar con las lágrimas (de las dos). Separadas, obviamente, se quitan la piel a tiras.

14 01 2011
Martha (12:02:56) :

Siempre me ha llamado la atención esa vida singular, radical, desmesurada de algunas creadoras y creadores. ¿Acaso muchos de quienes están en ese mundo de las palabras no pueden vivir una existencia “normal”? , me preguntó un día un amigo. No supe qué decirle.
A Patricia H. la leí cuando tenía 13 años. Extraños en un tren. A mi padre le regalaron el libro por la compra de una enciclopedia… Desde entonces me enganché a sus palabras.
Un abrazo.

14 01 2011
Tiny toon (12:52:25) :

Por un momento, pensé en esa chiquita que la palmó orgullosa de su anorexia. De salir en los medios por algo. Pero no: hablas de una grande de la literatura. Tu sensibilidad está fuera de duda. Ojalá entiendas que alguna gente valora lo que eres. Aunque no escribas negra como Manolo o Patricia. Antagónicos por zampa. Besos.

14 01 2011
antonioR (16:13:21) :

Hola
Si..gente interesante para leer tanto su obra como su biografía,pero no tenerla de hija/hijos,ni menos de pareja,generalmente un alcoholico puede ser un poco pesadito de tener al lado,un rato vale,pero luego…un anorexico otro tanto,nadie les quita el mérito de ser muy literarios,muy diverso a la vida cotidiana que preferimos algo más aburrido.( tu que estuviste un rato con ella, puedes contar con mejor criterio lo vivido).

14 01 2011
frikosal (17:10:02) :

“Acaso muchos de quienes están en ese mundo de las palabras no pueden vivir una existencia “normal”

Yo creo que no. Hoy en día estarían muchos de ellos con Prozac o similares llevando existencias normales pero sin obra alguna. Mira a Kafka, sin ir más lejos, lo mal que debió pasarlo y por suerte se murió antes de que sus pesadillas se hicieran realidad amplificada.

14 01 2011
Raúl Fernández Justo (19:40:30) :

De “Un tranvía llamado Deseo” sí recuerdo esa fragilidad y esa complejidad en Blanche DuBois.”Siempre he confiado en la bondad de los desconocidos…”.Gracias por ilustrar de nuevo. Desconocía esa faceta de Patricia Highsmith. Bueno, a la autora no mucho…

14 01 2011
virginia (21:09:06) :

A mi Patrcia Highmith me entusiasma en particular y la novela negra en
general, sin embargo soy incapaz de matar ni una hormiga si laa veo no la piso.Es posible que su infancia la marcara pero eso de citarse con su amor viendo como se aparean y destrozan los cocodrilos ya tiene un toque morboso. De todas maneras los mgrandes genios de la literatura ,o de cuaquier otro ambito, pintura,ciencia etc tienen tendencia a estar un poco tocaditos y los hay que son pesimas personas.

15 01 2011
Cosaria Roja (11:39:37) :

Con cuanta alegría, los normalitos hablamos de los raritos, y con que poca visión de espejo.Permítaseme las carcajadas (que saben son beneficiosas para la salud, sin costar a la SSSS) ante tamaño equilibrio emocional de algunos comentaristas de este blog.

la vida y la muerte
como la moneda ; de cara y cruz,
como la rosa y sus espinas ,tasadoras de inquietud ,
que con fragante y estertóreo aullido de pétalos carmín,
ante mi mano que arranca ,sin temblor, su cáliz de amor
exploran la yema senil, buscando el pago pa mi sentir

Las madres , válganme las buenas madres, y las regulares!!!, porque señores-as y todos los posibles géneros que “nol sexos u sus orientaciones infinitas”(pa desdramatizar, vaya) Del sur que tenían que ser, pues como no!!
son madres sin saber siquiera si la muerte es el peaje de la vida o una broma de mal gusto .son madres porque creen que sus hijos serán sus proyecciones y ensayan como muñecas diabólicas en sus retoños lo que no tuvieron valor para enfrentar ellas mismas por ello convierten a sus vástagos , en lo que somos todos: bellos monstruos , indefensos como el caballo de Atila.

Parafraseando a Ignacio en otra entrada: tanto equilibrio es de mala educación corazones

Placebos saludos primos-as